Publicidad
Lunes, 06 Enero 2020 10:50

EXTENSA Crítica de la serie SAFE HARBOUR (Calle 13). El barco no llega a puerto pero deja un rastro que quizás valga la pena seguir.

Escrito por  Publicado en Críticas Series 2020-2021

Da para hablar, pensar y reflexionar sobre temas que NOS IMPORTAN. MUCHO. Pero...


El próximo lunes 6 de Enero de 2020 se estrena 'SAFE HARBOUR' en España, a través de Calle 13.

¿Nos subimos a la embarcación con ellos? ¡Por supuesto que nosotros sí!

Pero alertamos a navegantes que mejor no casarse con nada ni con nadie, al menos hasta el punto de tener que defender algo que pueda dejar de tener sentido con el tiempo...

SAFE HARBOUR parte de una travesía recreativa por el océano de Darwin a Indonesia. Cinco australianos encuentran un barco pesquero averiado en medio del mar y lleno de inmigrantes que buscan asilo: mujeres, hombres y niños, algunos gravemente enfermos. Los australianos deciden ayudar tras someterlo a votación pues no todos están de acuerdo en un principio. Remolcan a los refugiados, pero al despertar a la mañana siguiente, el barco ya no está porque alguien cortó la cuerda que lo unía a la embarcación de recreo. Cinco años después se encuentran con varios de los refugiados y descubren la verdad a través de flashbacks. Una investigación policial dará comienzo para reseguir el incidente desde el principio y encontrar al/ a los culpables de la muerte de 7 personas.


CRÍTICA DE SAFE HARBOUR DE CALLE 13 EN CEC SERIES

De entrada, la serie plantea algunas situaciones muy discutibles. En primer lugar, no podemos llegar a plantearnos la posibilidad de negar el auxilio a un semejante en un lugar hostil como en alta mar, ni siquiera en la calle. Primer encontronazo con la realidad: la evidente fractura en el seno del grupo en los momentos complicados cuando la naturaleza de cada miembro sale a relucir.

En segundo lugar, la situación de los refugiados un lustro más tarde, salida de la nada, y que sirve para dar entrada a uno de los temas a tratar. Nos hacen entender que la venganza vuelve a ser el alimento principal de los que perdieron a sus seres queridos. Ya sabemos, de sobras, que la venganza es un plato que se sirve frío: es un tema recurrente en la ficción, ya ha sido tratado del derecho y del revés en inumerables ocasiones. Esta vez, y tras un largo historial de buena ficción, no sentimos que esté discurriendo desde una óptica nueva u ofreciendo aire fresco.  

Al "ojo por ojo" le asalta el reflexivo y doloroso "dejarlo ir", que proviene del desgarro que fractura el interior del que revive el momento de los acontecimientos. Escarbar en los hechos hace que nuestra atención se focalice en esas emociones que se desentierran, porque no han sido superadas sino apartadas. En demasiadas ocasiones el pasado permanece en silencio, latente e insolucionado por imposibilidad de lidiar con él, por cobardía personal incurriendo en la equivocación del hacer la vista gorda, con bases falsas, lejos de lo que uno realmente es y quiere. Lo que no se solventa en su momento, lo que no confrontamos, siempre acaba resurgiendo de un modo u otro. La arena que vamos echando para tapar los hechos la sacamos de la fosa que será nuestra propia tumba. A más tierra, más presión hasta que se produce la explosión que puede conducirnos a la tumba cavada.

Ante los hechos del pasado, los personajes de la miniserie deciden seguir con sus vidas como si nada hubiera acontecido. Pero en el interior de cada uno el peso va en aumento. Todo lo que no se explicita permanece encerrado envenenando nuestro interior: secretos que empiezan en un matrimonio y terminan siendo herencia de las generaciones por venir, el amor mal entendido, los descuadres, lo incomprendido, las dudas, el dolor, las penas, las alegrías... 

Compartir tanto lo bueno como lo malo debería ser unas de las premisas básicas establecidas en el seno de cualquier relación. Sin trampa ni cartón, a bocajarro deberían poder gritarse las verdades, nuestras verdades y discutirlas abiertamente con aquellos que forman nuestro círculo íntimo. En cambio, las cosas distan mucho de lo que entendemos como ideal: cada uno actua por su cuenta hinchando el saco de sospechas, dudas y malos entendidos. Todo ello por no haber preguntado cuando era el momento.

Cada uno debe tener muy en cuenta lo que le dictan las tripas. Asimismo, tomar conciencia de que uno debe ESCOGER sus compañías teniendo en cuenta, por encima de todo, su YO interior. Y poder verbalizar las razones racionales por las cuales se rodea de esas personas y no de otras. Somos partidarios de consolidar lazos con aquellos cuyo parecido interior sea lo más semejante posible al nuestro porque, si no, estaremos ante la no comprensión del otro y la disyunción cuando la vida se presente con problemas.

Las semejanzas deben hallar raíz en lo profundo y responder a nuestra naturaleza: los valores, los juicios y aquello que nos dirige y motiva, los límites de lo que podemos tolerar, y un sinfin de pequeños detalles que acaban conformando las diferencias que abren la brecha hasta dar paso a la distancia abismal que nos separa de aquellos que creímos cercanos. En una situación de máxima alerta debe aplicarse el "todos para uno y uno para todos" y ello no podrá ser a menos que las coincidencias sean del orden de lo sobrenatural con los de nuestro alrededor. Lo fundamental no obstante sigue siendo la comprensión del prójimo y la voluntad de entenderlo desde sus adentros.

SAFE HARBOUR pone de relevancia el choque entre 2 civilizaciones. No sólo en cuanto a la comprensión lingüística sino de principios y valores que supone el cruce de civilizaciones. Es por ello que creemos que la mezcla íntima de personas de orígenes lejanos nunca podrá funcionar, al menos en nuestro caso por todo cuanto hemos explicado en el párrafo anterior.

Vemos cómo los asuntos personales acaban por repercutir en TODOS los ámbitos adyacentes: los reproches del ego herido, si no se solucionan, acaban por extenderse como un cáncer y lo corrompen todo llevándonos a grandes equivocaciones cuyo precio puede llegar a ser irreparable y más alto de lo que uno se puede permitir. De nuevo queremos advertir sobre el peligro de las asociaciones y entradas de personas tóxicas en nuestras vidas. Acabaran por quebrarnos, de eso no cabe la menor duda.

La serie también hace un interesante seguimiento del odio, y de cómo éste se transmite de una generación a la siguiente sin que la nueva haya tenido una relación directa con los hechos de un pasado que hace que al final paguen justos por pecadores.

La culpa y la necesidad de desresponsabilizarse de aquello en lo que fuimos actores siguen estando entre las mayores demostraciones de cobardía que hasta la fecha hemos presenciado. El primer paso para solventar cualquier situación es ACEPTAR y ENTENDER que no todo ha sido culpa del otro. Esto nos predispone a una escucha activa, a una empatía y humildad necesarias para llegar a buen puerto. Es más fácil recriminar que asumir, y todo eso queda bien relfejado en SAFE HARBOUR.

SAFE HARBOUR es toda una demostración de las miserias y suciedades humanas, y de cómo se van liando las situaciones por culpa de los homínidos, de sus egoísmos, sus bajezas morales, sus pasiones y sus miedos.

Como hemos visto y sufrido estas situaciones a lo largo de nuestra vida siendo bien conscientes de los actores originales que irrumpían en escena, hemos DECIDIDO hacer un voto de castidad y silencio, decidiendo quedarnos al margen del tejido social. Salimos cuando es absolutamente necesario para poder seguir respirando, pero hemos disminuido a los mínimos imprescindibles el contacto con nuestros semejantes. Quedándonos apartados somos jueces más objetivos de nuestro destino, capaces de ser más críticos con nuestras decisiones y mostrando un mayor desapego aislamos nuestro interior de ese envilecimiento y enturbiamiento a lo que los demás nos someten.

Lo que retrata esta serie es todo aquello que precisamente hemos estado evitando porque nos cansan las luchas de egos, el "a ver quién tiene o puede más", las mentiras, las humillaciones, los dolores ajenos a nosotros causados por toda una serie de agentes externos que disfrutan removiendo todo aquello de lo que hemos DECIDIDO huir Y EXPULSAR de nuestra vida, PARA SIEMPRE.

A pesar de todo, esta serie australiana que pone a sus protagonistas entre la espada y la pared no nos ha acabado de convencer del todo a pesar de las nominaciones y del reguero de críticas positivistas que va dejando en la prensa internacional. Un poco de postureo sí que detectamos, como si cuanto más exótica sea una serie más alabanzas tenga que recibir.

La sensación con SAFE HARBOUR es la expuesta. En cambio, no podemos entender cómo otra serie compatriota como TOP OF THE LAKE (donde reencontramos al actor Ewen Leslie como Pyke en su excepcional segunda temporada) o la neo Zelandesa FLIGHT OF THE CONCORDS a penas hayan levantado polvillo. ¿Será que ya son "viejas" y nadie las recuerda? ¿Será que cuando nacieron la industria de las series no estaba todavía en su punto de máxima ebullición? ¿Alguien podría llevar ambas joyas al conocimiento del gran público en vez de buscar argumentos chorras que ya hemos visto y revisto infinidad de veces?

El resultado y la exposición que hace la miniserie es algo cansino, pero podemos entender que haya sido nominada y animamos a su visionado pues, como hemos expuesto, da mucho de qué hablar y, sobre todo, mucho sobre lo que pensar y reflexionar.

 

Comentarios (0)

Escribir comentario

  • Crítica de la serie SAFE HARBOUR en Calle 13 España
  • Crítica de la serie SAFE HARBOUR en Calle 13
  • Crítica de la serie SAFE HARBOUR
  • Crítica de SAFE HARBOUR en Calle 13 España
  • Crítica de SAFE HARBOUR en Calle 13
  • Crítica de SAFE HARBOUR
  • SAFE HARBOUR crítica
  • SAFE HARBOUR SERIE CRITICA
  • SAFE HARBOUR
Publicidad
Publicidad

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios

Suscríbete al RSS del Calendario de Series de CEC

Recibirás todas las nuevas fechas que incorporemos en nuestro calendario de series en tu e-mail y podrás preguntarnos sobre los próximos estrenos. Un servicio exclusivo y gratuito proporcionado por CeC.

Clicka aquí

Calendario de series USA, España, Reino Unido, Latinoamérica...

Todas las fechas de estreno, parón y regreso de series confirmadas oficialmente, AQUI.